viernes, 22 de marzo de 2013

MI TORTILLA DE PATATAS

He dudado mucho en hacer esta entrada. La tortilla de patata es de estas recetas que no tienen receta. Para unos es sagrado que lleve cebolla, otros la quieren gruesa, otros casi cruda. No hay ni acuerdo en cómo se deben cortar las patatas, si a dados o a láminas. Tampoco sobre el tipo de cebolla, ni de si se debe freír con las patatas o aparte. Creo que en lo único en lo que todo el mundo está de acuerdo es que se tienen que pelar las patatas!



Pero finalmente me he decidido a poner la "receta" de mi tortilla de patatas y de los "trucos" que sigo para que me quede como a mi me gusta. 

Ingredientes:
2 cebollas grandes
5 patatas 
6 huevos ecológicos (o en su defecto del n. 1)
Aceite de oliva
Sal

Cómo lo hago?

Cortar la cebolla a láminas finas. En una sartén poner un buen chorro de aceite. Cuando esté caliente echar la cebolla, remover bien y bajar el fuego al mínimo para que se vaya pochando lentamente.



Mientras pelar y lavar las patatas a dados pequeños (como para hacer ensaladilla rusa). Lavar bien para que pierdan el almidón. Esto evitará que se reblandezcan al freírlas. 



En una sartén poner una buena cantidad de aceite. Cuando esté bien caliente freír los dados de patata.

Mientras, en un cuenco batir los huevos con la sal .





Cuando la cebolla esté bien pochada y empieza a caramelizar, sacar del fuego con la espumadera y añadir al huevo.



Sacar las patatas cuando estén doraditas por fuera y blandas por dentro y añadirlas al cuenco con el huevo. A mi me gusta hacerlo en caliente porque así el huevo empieza a cuajar. No se explicar el motivo por el cual me gusta hacerlo de esta manera, creo que queda más melosa la tortilla, pero lo hago así ;-)





Sacar el aceite de la sartén*. Dejar unas pocas gotas. Cuando esté caliente, echar la mezcla de huevo, patatas y cebolla.




Dejarlo unos segundos que cuaje. Con una espátula de silicona o de madera (para no rayar la sartén) ir metiendo los bordes cuajados hacia el centro y de esta forma, el huevo va llenando de nuevo los huecos que dejamos con la espátula. Así no nos quedara tan líquido en el momento de girar la tortilla.





Poner un plato o tapadera que nos cubra todo el perímetro de la paella. Con una mano sujetar el plato y con la otra el mango de la paella, y darle la vuelta a la tortilla, de tal forma que la parte cuajada de la misma quede en la parte exterior y la parte líquida quede encima del plato.





Con cuidado volver a poner dentro de la sartén.



Bajar el fuego y dejar que vaya cuajando. Dejar unos 5 minutos a fuego muy bajo. Volver a girar y dejar unos minutos más. 



A mi me gusta que quede más bien jugosa, pero si os gusta más hecha sólo es cuestión de dejarla más rato en la sartén. El truco es dejar el fuego muy bajo para que el calor acabe llegando al centro de la tortilla y no se queme por fuera.




* No echar jamás el aceite por el desagüe. Es muy muy contaminante. Para deshacernos de él podemos tener una garrafa de agua vacía, o similar, y cuando esté llena podemos llevarla al punto verde de nuestra ciudad o depositarla en alguno de los containers que sirven a tal efecto. O si no, podemos hacer jabón.