domingo, 30 de junio de 2013

QUICHE LORRAINE Y QUICHE DE CALABACINES DE MI HUERTO

Un mes más y una nueva receta. Esta vez le ha tocado el turno a una quiche lorrain.

La palabra quiche tiene la misma raíz etimológica que cok, coca, cake o kuchen. Esta receta proviene de la región francesa de Lorena y consiste en una base de pasta brisee con un relleno a base de huevos, nata, queso  y carne o verduras.

Quiche lorrain

La pasta brisee (en francés brisee significa quebrar, destrozar) la hice con una receta que me pasó mi amiga Pachi y que es infalible.

A pesar de que a mi me gustan muchísimo más las quiches de verduras, esta vez hice la típica quiche lorrain, es decir, con beicon y cebolla, y versioné la receta añadiéndole queso gruyere. 

La verdad es que quería hacer la receta añadiéndole calabacín (los primeros que he cosechado este año) pero al final opté por hacer dos taras diferentes. O sea que este mes, dos recetas al precio de una!

Quiche  de calabacín


Ingredientes:


Para la pasta brisee:
400 gr de harina
200 gr de mantequilla de calidad
2 huevos entero
1 cucharadita de azúcar
1 cucharadita de sal

Para la quiche lorrain:
½ cebolla pelada y cortada en dados pequeños
5 lonchas de bacon cortadas en dados
430 gr. de Créme Fraiche
4 huevos poco batidos
1 ó 2 cucharadas de aceite de oliva
pimienta negra recién molida
queso gruyere a dados

Para la quiche de calabacín:
½ cebolla pelada y cortada en dados pequeños
2 calabacines cortados a dados
2 dientes de ajo
430 gr. de Créme Fraiche
4 huevos poco batidos
1 ó 2 cucharadas de aceite de oliva
orégano
queso gruyere a dados

Quiche  de calabacín

Cómo se hace?

La pasta brisa
Poner la harina en forma de volcán y en medio poner el huevo entero la sal y el azúcar. Añadir la mantequilla a temperatura ambiente tirando a blanda. Mezclar con la mano tan sólo los ingredientes del centro del volcan. Cuando la mezcla sea homogénea empezar a trabajar cogiendo la harina a poquitos hasta que sea difícil de trabajar por los grumos que se hacen. Cuando los grumos son grandes se juntan entre sí presionando la pasta y estirándola a la vez, dos o tres veces, hasta que la pasta esté compacta  y  regular. Espolvorear con un poco de harina y dejar en la nevera un mínimo de 10 minutos.

Extender con un rodillo la masa sobre una superficie enharinada, hasta dejarla bien fina. Colocar sobre el molde y extender bien en esquinas y laterales.

Reservar en la nevera unos 30 minutos.

Cortar un trozo de papel de hornear, algo más grande que el molde. Colocarlo encima de la masa y rellenar con bolas cerámicas de hornear o legumbre seca.  Hornear unos 15 minutos a 180 º. Retirar del horno y reservar. 

Mientras la masa se hornea prepararemos los dos rellenos.


Quiche lorrain:

Calentar el aceite de oliva en una sartén a fuego lento. Añadir la cebolla y freír hasta que quede floja y transparente, pero que no tome color. Unos 15 minutos. Retirar y reservar. 

Añadir el bacon a la sartén y freír unos 5 minutos. Retirar del fuego.

Poner la mitad del beicon en la base de la quiche.

En un cuenco batir la crema fraiche con los huevos. Aderezar con pimienta. Añadir la cebolla y remover.  Verter la mezcla dentro de la masa y esparcir el resto del bacon y los dados de queso por encima.

Hornear durante 30 minutos a 160º


Quiche lorrain




Quiche de calabacín:

Calentar el aceite de oliva en una sartén a fuego lento. Añadir la cebolla y freír hasta que quede floja y transparente, pero que no tome color. Unos 15 minutos. Retirar y reservar. 

Añadir los dientes de ajo y los calabacines cortados a dados y freír unos 5 minutos. Retirar del fuego.


Los primeros calabacines de mi huerto

En un cuenco batir la crema fraiche con los huevos. Aderezar con el orégano. Añadir la cebolla y los calabacines y remover.  Verter la mezcla dentro de la masa y esparcirlos dados de queso por encima.

Quiche  de calabacín

Hornear durante 30 minutos a 160º


Mi sobrina, que me ayudó con el atrezzo, impaciente por catar la quiche.

Las quiches son ideales para comer frías en las cenas informales de verano o para llevar a las reuniones de pongo. Gustan siempre y  resisten casi cualquier combinación. Sobretodo quedan deliciosas con verduras. Podéis probar de espinacas con pasas y piñones; con setas; con berenjena y pimiento; de espárragos trigueros, setas y gambas; ...

Su frase mientras se la miraba: es que es tan "comible" que no puedo esperar!