lunes, 14 de septiembre de 2015

CHAMPIÑONES O LAS SETAS QUE QUERÍAN SER MACARONS



Ufff, que difícil la reentré! Volver a la rutina, a la vida pautada, los horarios, las prisas e ir retomando las actividades de mi día a día. Y no empiezo hoy, no, que llevo ya 14 días poniéndome en marcha y me ha quedado para el final retomar el blog. 



Para hoy os traigo una receta que me encantó hacer. Hace mucho que quiero hacer macarons, desde que los vi hace 14 años en Laudrée y sigo teniéndolos en pendientes. Varias veces he estado a punto pero en el último momento lo descarto.

Y para empezar a quitarme el miedo o la pereza que me da hacerlos, he hecho este divertimento, que nada tiene que ver con los auténticos macarons pero que también están deliciosos y además son muy bonitos, no os parece? 

Espero que os gusten!




Ingredientes:

400 gr de champiñones de buena calidad (si son salvajes mejor)
1 rodaja de calabaza
5 dientes de ajo
1 cucharada de harina
2 cucharadas de creme fraiche
4 cucharadas de leche de arroz 
orégano
sal, aceite


Cómo se hace?

Limpiar bien los champiñones y sacarles el pie. Cortar las cabezas por la mitad. 


Poner las partes de arriba en un cazo cubiertas con aceite, una cucharada de orégano, un pellizco de sal y tres dientes de ajo partidos por la mitad. Poner a fuego muy bajo y dejar confitar hasta que estén tiernos (unos 15 minutos). Retirar del fuego y reservar dentro del aceite.

Picar los pies y el resto de cabezas.

En una sartén con un poco de aceite freír un diente de ajo picado. Cuando empiece a dorarse añadir el picadillo de champiñones. Remover de vez en cuando. Cuando estén hechos salar y reservar.


En la misma sartén con un poco de aceite freír un diente de ajo picado. Cuando empiece a dorarse añadir la calabaza cortada a daditos. Freír durante un par de minutos. Cuando empiece a tomar color añadir un vasito de agua y un poco de sal. Bajar el fuego y dejar hasta que esté completamente tierna.

Chafar la calabaza con un tenedor y reservar.

En la misma sartén poner un chorrito de aceite y cuando esté caliente freír la harina, vigilando que no se queme porqué amarga. Cuando empiece a tomar color añadir un pellizco de sal, la creme fraiche y la leche de arroz.

Remover constantemente hasta que espese la bechamel y retirar del fuego. 


Mezclar dos cucharadas de salsa con el picadillo de champiñones y otras dos con el puré de calabaza.

Poner cada una de las mezclas en una manga pastelera. Sacar los botones de champiñon del aceite y encararlos en tamaños similares. 

Poner un poco de masa de calabaza encima de un botón y tapar con otro. 

Hacer lo mismo con la masa de champiñones.




Con esta entrada participo en el concurso 5 años catmanizados, que organiza Manu en el blog Cocinando con Catman, el gato más famoso y divertido de la blogesfera. 

Manu empezó hace 5 años con un semifrío de limón y ha acabado presentándonos unos increíbles macarons de caramelo salado que tienen una pinta más que espectacular.


Hace unos meses tuve la suerte de conocerle en un sitio que no puedo contar (algún día lo explicaremos, o no) ;-) y gracias a él lo que podría haber sido una mala experiencia fue un rato de lo más entretenido y divertido. Gracias Manu! 

Para agradecerte esa mañana, para cuidarte y desearte lo mejor, te preparo estos champiñones/macarones. 


Muchas felicidades y felicidad para siempre.