sábado, 30 de abril de 2016

ALBÓNDIGAS DE GARBANZO A LA ESCOCESA EN SALSA ESPECIADA DE TOMATE


En el reto cocinillas del mes de abril tocaba receta salada. Entre otras opciones teníamos para escoger Huevos escoceses o Albóndigas de garbanzo. Cuando empezó la votación ganaban de calle los huevos pero después de unos días de coaccionar a los integrantes del grupo conseguí que votaran estas albóndigas :-D 

Reconozco que fui un poco mala, pero no me apetecía hacer esta otra receta.



Pero claro, después de tanto pressing me quedó un poco de mal cuerpo y para compensar mi mala acción he acabado haciendo unas albóndigas de garbanzo a la escocesa... (Josiño, me leíste el pensamiento) Cuando veáis la receta lo entenderéis!!!

Prometo estar unos meses acatando sin rechistar la elección de la mayoría :-) Pero ya sabéis: escoged bien, eh?


Espero que os guste mi propuesta!


Ingredientes:

Para las albóndigas:
750 gr. de garbanzos pedrosillano hervidos
12 huevos de codorníz
130 gr de pan rallado de maíz
1 huevo
1/2 diente de ajo (o más, según criterio)
1 cucharadita de pimentón picante (o más, según criterio)
1 cucharadita de curry (o más, según criterio)
aceite
un pellizco de sal gruesa

Para la salsa:
2 cucharaditas de curry
1 ramita de tomillo finamente picado
2 hojas de salvia fresca
1 puerro
6 tomates maduros
2 cucharaditas de salsa Worcestershire
2 dátiles, finamente picados
1 copita de coñac (opcional)
sal y aceite


Para acompañar:
500 gr. de arroz basmati
20 vainas de semillas de cardamomo
sal y aceite



Cómo se hace?


Poner los huevos de codorniz en un cazo con agua y sal. Cuando hierva contar dos minutos y sacarlos.

Pelar con cuidado y reservar. 




Chafar los garbanzos con un tenedor o, si tenéis, pasarlos por el pasa purés. Aunque en la receta original dice usar un procesador de alimentos yo no lo recomiendo porqué corréis el riesgo de que quede demasiado licuado y la masa no tenga suficiente consistencia.



Añadir la sal, el chile, una cucharada de curry, el ajo picado y 3 cucharadas de pan rallado y mezclar suavemente. Aliñar con un chorrito de aceite.

Coger los huevos de uno en uno y envolver con cuidado con un poco de pasta de garbanzo hasta que estén completamente envueltos y no se vea nada de huevo. Cuando los tengamos todos envueltos, si nos ha sobrado masa, seguir haciendo albóndigas pero sin relleno procurando que sean del mismo diámetro que las anteriores. 


 

Con estas cantidades me salieron 12 albondigas escocesas y doce solo de garbanzo.

Batir el huevo en un cuenco y poner el resto de pan rallado en otro cuenco. Pasar las albóndigas por huevo y luego empanar.


 


Poner un poco de aceite en una sarten y cuando esté caliente freír las albóndigas hasta que estén doradas. Se tienen que freír con cuidado y manipularlas delicadamente para que no se deshagan. Dejar escurrir en un plato y reservar.


 


En una cazuela con un poco de aceite sofreír el puerro cortado pequeño y el ajo picado. Cuando esté bien pochado añadir las especies y sofreír medio minuto cuidando que no se quemen porqué amargarían. 


Añadir el tomate rallado, los dátiles cortados a dadidos muy pequeños, la salsa inglesa y el chorrito de coñac si se utiliza. Cocinar durante 15 minutos a fuego suave. Rectificar de sal. Triturar la salsa y pasar por el chino para conseguir una textura más suave.



Poner la salsa en una cazuela en la que quepan todas las albóndigas si apelotonarse y cocinar durante un minuto. Justo para que se calienten.


Servir con un poco de arroz basmati cocido al vapor con unas semillas de cardamomo y disfrutar del azar. Cuantas albóndigas escocesas te tocarán?


Si queréis ver las que han preparado mis compañeras de reto, aquí os dejo sus enlaces: