viernes, 13 de enero de 2017

UVAS Y QUESO SABEN A BESO - RETO VEO VEO

Hoy es día 13 y vamos ya por la tercera edición del reto VeoVeo.

Esta vez escogí un plato de Garreth Wilson, chef en The Private Pass, un restaurante de Melbourne, Australia, y que tiene de leit motiv de su Instagram la frase Never stop playing at work, que es lo que hacemos nosotr@s en el VeoVeo :-) La foto parecía fácil, sobretodo porqué al ser más neutra y sin tanto colorido parecía que la elección de ingredientes sería menos complicada.

Desde un principio tuve claro que el interior de los canutillos sería una gelatina de algo y que las bolas blancas serían algun tipo de mouse o crema de queso. Lo negro también estaba claro, lo haría con vainilla, aunque luego acabaron siendo semillas de chía; pero lo que no estaba claro era cómo hacer el envoltorio de la gelatina.

De fin de año había sobrado bastante uva y decidí que la usaría para hacer los canutillos y quise envolverlos con manzana cortada muy fina. Lo intenté con la mandolina, con un cuchillo, con el pelador... y nada, no había manera, al enrollarla se rompía. Pense escaldarla pero entonces perdía el crujiente de la manzana fresca y no me convencía la idea. Así llegué al calabacín y me gustó mucho la elección. Si queréis saber cómo lo hice todo tendréis que leer la receta.


Esta es mi propuesta. Espero que os guste!




Ingredientes:
1 calabacín
400 gr de uva
1 gr de agar-agar
50 gr de dulce de membrillo
1 cucharada de semillas de chía
50 gr de queso de cabra
50 gr de queso crema

Te ayudará:
1 jeringuilla de 50 ml.
Tira de acetato de 5cm. de ancho x 7cm. de largo
Cinta adhesiva
Mandolina
Pincel

Cómo se hace?

Cortar 6 tiras de acetato de unos 7cm. de largo. Enrollarlas formando unos canutillos de 2cm. de diámetro. Pegarlos con cinta adhesiva para que mantengan la forma.

Hidratar las semillas de chía en un poco de agua.

Poner el dulce de membrillo en una bandeja. Coger los canutillos de uno en uno y presionar encima del membrillo para que la base quede rellena y nos haga de tope para cuando los rellenemos con la gelatina de uva que no se escape. Reservar en la nevera.



Liquar la uva y poner el zumo en un cazo. Disolver el agar agar en el zumo y calentar. Cuando empiece a hervir remover sin parar durante 2 minutos. Apagar el fuego y dejar que se enfríe un poco. 

Rellenar la jeringuilla cuando aún esté líquido. 

Colar las semillas de chía y disolverlas en el resto de zumo de uva. Usar esta mezcla para pintar la base del plato con la ayuda de un pincel.

Sacar los canutillos de la nevera y rellenarlos con el zumo de uva que tenemos dentro de la jeringuilla. Reservar en la nevera hasta que haya gelificado completamente.


Pelar el calabacín y cortar 6 tiras longitudinales con la mandolina. Cuanto más finas mejor.

Con un cuchillo bien afilado cortar las tiras de adhesivo y desmoldar los canutillos. Enrollarlos con una tira de calabacín.

Mezclar los dos quesos. Si están muy fríos se pueden calentar 5 segundos en el microondas. Poner la mezcla en la manga pastelera con boquilla redonda del 9.


Disponer los seis canutillos en un grupo y rodear con pequeños montículos de crema de queso. Servir

La primera es la foto original y la otra es la foto de mi intento... 



Que necesito mejorar es obvio y que necesito aprender a fotografiar y a editar las fotos también ;-) pero no estoy descontenta con el resultado, al menos de sabor estaba bueno y resultó sorprendente!

Y si queréis ver cómo han jugado el resto de participantes, podéis ver un recopilatorio aquí.