viernes, 5 de enero de 2018

POLLO, LIMÓN Y TOMILLO - INSPIRÁNDOME EN DONNA HAY

Me encanta la Navidad. Me gusta cocinar para los míos, regalar, me gusta que nos encontremos, estar de vacaciones, que haga frío. Me encanta decorar mi casa, la mesa. 

Podría decir que me gusta todo de la Navidad, menos el Fin de Año. 


No se lo que es pero no me gusta. Bueno, sí que lo sé pero si os lo cuento pensaréis que soy una amargada y que estoy medio deprimida y no es eso ;-)


En fin, que el año nuevo llegó, como siempre, cargado de buenos propósitos que ya se empiezan a incumplir... 


Propósito número 1: no dejar las cosas para el último momento y organizarme mejor... jajaja y son las 2 de la madrugada del 5 de Enero y estoy escribiendo la entrada para el Cooking the Chef que se publicará en pocas horas y que nos hemos comido hace poco más de diez horas. 


Lo véis por qué no me gusta? El fin de año me recuerda mis intentos de emienda que, año tras año, se incumplen rigurosamente. Y ahora que no me vengan los de la autoayuda a decirme que a lo mejor mis deseos son demasiado utópicos y que debería pensar en objetivos factibles. A nonono, ya que me pongo, yo lo que quiero es desear a lo grande!


Este mes la propuesta de Abril y Aisha ha sido distinta a lo que nos tienen habituadas. La escogida fué Donna Hay, una divulgadora gastronómica de Australia. Tiene un montón de libros de cocina publicados, de estos de fotos cukis con un estilismo súper cuidado. 


Reconozco que no ha sido como otras veces en las que me he esforzado para acercarme al chef propuesto, intentando aprender alguna técnica nueva o conocer más de su cocina y de su manera de trabajar.


Esta vez ha sido cocinar y punto. Eso sí, el resultado ha sido genial. Una receta muy sencilla, de estas que apañas en cinco minutos, metes en el horno y te olvidas, que después del ajetreo de estos días también vienen bien este tipo de platos.



Esta es mi propuesta, espero que os guste!





Ingredientes:

50 gr mantequilla y un poco más para untar el pollo
2 cucharadas de tomillo
La piel rallada de dos limones
El jugo de medio limón
Sal y pimienta negra recién molida
1 pollo entero de 1,8 Kg.
1 kg. de patatas pequeñitas
4 ramitas de tomillo extra
250 ml. de caldo de pollo

Para el caldo:
El cuello, el hígado y la molleja del pollo
2 zanahorias
1 ramita de apio
1/2 puerro
sal


Cómo se hace:



Poner un cazo en el fuego con medio litro de agua, el cuello, hígado y molleja y las hierbas y dejar hervir 40 min.



Precalentar el horno a 200 ° C 



Mezclar la mantequilla a temperatura ambiente con el tomillo, el orégano, la cáscara y el zumo de limón, la sal y la pimienta. 


Separar con cuidado la piel del pollo con los dedos para separarla de la carne y untar con la mezcla de mantequilla debajo de la piel. 

 

Poner el limón que ha quedado entero dentro del pollo y coser con unos palillos para que quede bien cerrado. Atar las patas con un hilo de bridar y sujetarlas al cuerpo del pollo para que no se abran durante la cocción.

Frotar el pollo con la mantequilla extra, espolvorear con sal y pimienta y colocar en una fuente de horno.



Agregar las patatas, las ramitas de tomillo y el caldo.


Hornear 15 minutos a 200 grados. Abrir el horno y remojar bien el pollo con el caldo y luego bajar la temperatura a 180º.


Dejar cocer unos 50 minutos más. A media cocción volver a mojar el pollo con el jugo y si hace falta, girar las patatas para que se asen uniformemente.




Una vez horneado cortar el hilo de bridar y los palillos. Atar las patas con un cordel en plan rústico o, si preferís, se pueden decorar con los típicos sombreritos de cocinero.



Con esta receta participo en el reto 
Cooking the Chef del mes de enero. 



Cooking the chef


domingo, 17 de diciembre de 2017

ROLLITOS DE PRIMAVERA AL HORNO CON SALSA AGRIDULCE - ASALTABLOGS INVISIBLE

Y sí, un año más, malplagiando al gran Antonio Machado, la Navidad ha venido y nadie sabe cómo ha sido.

Y claro, a estas alturas de la película ya todos saben que Navidad y amigo invisible van de la mano. Y los asaltantes de blogs nos marcamos un asalto invisible para no quedarnos con las ganas de choricear una receta con el parón vacacional.

A mi me tocó asaltar el blog de Eva y después de muchos momentos de indecisión y tras un sorteo opté por estos rollitos de primavera, a pesar de que últimamente he publicado estos Börek o estos otros Rollitos. Y los hice porqué me apetecía mucho hacer salsa agridulce casera y esta fue la excusa peregrina para decidirme.

Los rollitos nos encantaron. Sobretodo los de verdura. El toque picante y fragante del jengibre les da un plus! Si los hacéis recordad que podéis rellenarlos de lo que más os guste y adaptarlos a las verduras que tengáis por casa. Igualmente a los de carne. Se podrían hacer con pollo, con queso y beicon o jamón dulce... Lo bueno de este tipo de comidas es que son muy versátiles y aceptan casi cualquier ingrediente. En todo caso no dejéis de acompañarlos de esta salsa agridulce. Nada que ver con la que te ponen habitualmente en los restaurantes chinos.

Espero que os guste mi propuesta!



Ingredientes:

Para los rollitos
Masa filo
150 gr. de carne de ternera picada
100 gr. de carne de cerdo picada
2 zanahorias
1 trozo de col
200 gr. de setas de cardo

200 gr. de bimi
1 diente ajo
5 cm. de jengibre fresco
Aceite
1 huevo
2 cucharadas de sésamo
2 cucharadas de semillas de chia


salsa agridulce
1,5 cucharadas de ketchup
4 cucharadas de vinagre de arroz
5 cucharadas de azúcar blanco
1 cucharadita de sal
1/2 taza de agua
1/2 cucharada maicena
1 cucharada agua




Cómo se hace?

La salsa
Poner el vinagre, el ketchup, el azúcar, la sal y el agua en un cazo a fuego fuerte.

Calentar sin parar de remover hasta que todos los ingredientes se mezclen bien.

Cuando empiece a hervir bajar a fuego suave y dejar 3 minutos, para rebajar el olor a vinagre.

Hacer una mezcla de maicena y agua e ir añadiendo poco a poco y sin parar de remover hasta conseguir la consistencia adecuada.

Dejar que rompa a hervir una vez más y apagar el fuego. Dejar enfriar. 


Los rollitos
Lavar las verduras. Picar la zanahoria y la col. Cortar las setas en juliana y picar el ajo y el jengibre. 

Poner un chorrito de aceite en una sartén y saltear la zanahoria y la col un par de minutos. Reservar.


En la misma sartén saltear las setas con un poco de ajo y sal. Cuando estén al dente reservar.


Pasamos una servilleta de papel por la sartén para limpiarla. Añadir un chorrito de aceite y una vez caliente añadimos la carne picada.

Cocinamos hasta que se empiece a dorar. La apartamos un poco hacia un lado y añadimos otro poco de ajo picado en esta zona despejada para que se fría. Cuando empiece a tomar color mezclar con la carne y acabar de cocinar. Reservar.


Sin limpiar la sartén añadir unas gotas de aceite y el jengibre, dejar que se haga un poco e incorporamos la mitad de la verdura y la carne. Rehogar un par de minutos y retirar del fuego.

Coger una hoja de masa filo. Con ayuda de un pincel pintar con aceite una de las caras y superponer otra hoja encima. Con un cuchillo afilado cortar en 4 cuadrados.

En cada trozo poner 2 cucharadas de mezcla y cerramos el rollo como se ve en el dibujo.


Seguimos el mismo proceso con los dos rellenos y los vamos colocando sin mezclarlos.


Encender el horno a 200º


Batir un huevo, pintar todos los rollitos y en unos poner semillas de sésamo por encima y a los otros las semillas de chia, para poderlos distinguir.

Hornear unos 12/15 minutos. 

Servir acompañados de la salsa agridulce.




Con esta receta participo en el 
Reto Asaltablogs de Diciembre




miércoles, 13 de diciembre de 2017

CREMA DE JABUGO Y VIRUTAS EN UN VASO - RETO VEOVEO

Este mes en el Reto VeoVeo hemos reproducido la foto de @paris.tian 



Es quizás, de todas las fotos que hemo hecho la más fácil de reproducir y a sido una suerte porqué he tenido tanto trabajo y tanto lío estos últimos días que de no ser así ni yo misma hubiera podido participar.

Para hacerlo he escogido una crema de jabugo que hacía tiempo que quería hacer y la verdad es que me ha sorprendido gratamente.

Además ahora que viene la época de comprar jamones o que te los regalen en la cesta, esta crema es ideal para aprobechar los restos de jamón que quedan pegados al hueso o el mismo hueso, que es una pena tirar si el jamón es bueno. Yo le pido a mi carnicera que me lo corte en pedazos con la megasierra que tienen y los congelo para que no se hagan rancios y así puedo añadir un hueso cuando hago caldo.


Espero que os guste mi propuesta



Ingredientes:
1 escaluña
50 gr. de taquitos de jabugo
3 patatas ácidas medianas
1 hueso de jabugo de unos 10 cm.
50 ml. de nata
400 ml. de agua
Aceite
4 rebanadas de pan de lino
100 gr. de virutas de jabugo
100 gr. de queso parmesano regiano
4 tiras de cebollino


Cómo se hace?


Sofreír la escaluña picada en un cazo con un poco de aceite. Cuando empiece a tomar color añadir los taquitos de jamón y las patatas peladas y cortadas a dados. Rehogar un par de minutos. Añadir el agua y dejar cocer hasta que las patatas estén tiernas.

Apagar el fuego y esperar unos minutos a que baje la temperatura. Añadir la nata y remover. Rectificar de sal si es necesario.

Triturar con la batidora eléctrica y pasar por el chino.

Cortar las rebanadas de pan dándoles forma rectangular y tostarlas ligeramente.



En una sartén saltear las virutas de jamón y repartirlas encima de las tostadas. Rallar el parmesano por encima.

Batir de nuevo con la batidora para espumar la crema y repartirla en los vasos. 

Poner una tostada encima de cada vaso y espolvorear unos trocitos de cebollino por encima.



*   *   *


Y para que podáis comparar os dejo:

La foto original


Y la mía



Con esta receta participo en el Reto Veo Veo

foto de Blanca Vela.

Si queréis ver lo que han preparado mis compañeras de reto podéis ver el recopilatório aquí, y si queréis participar en el Reto VeoVeo me podéis mandar un mensaje y os incluyo. 

Si os gusta la cocina, improvisar, imaginar e idear este es un desafío de los que te hacen disfrutar ;-)


12. RECOPILATORIO RETO VEO-VEO - DICIEMBRE 2017

Una de las cosas más fascinantes de los retos gastronómicos es que puedan surgir tantas versiones distintas de una misma receta, que se plasman en fotografías que poco o nada tienen que ver entre ellas a pesar de nacer todas de la misma fuente.

El reto #VeoVeo pretende hacer 
el camino a la inversa

Es decir, vamos a ver qué pasa si en vez de ir de la receta a la foto vamos de la foto a la receta.


Para ello cada mes se facilita una fotografía a todos los miembros del grupo y sin más indicaciones, cada uno debe interpretar qué ingredientes lleva y qué elaboraciones se tienen que preparar para llegar a ese resultado.


La foto escogida este mes es de @paris.tian un cocinero venezolano que realiza cocina de autor. Empezó a cocinar muy joven y ha estado trabajando en España, México y creo que actualmente lo hace en Santo Domingo, República Dominicana.


Foto: @paris.tian
Parece que esta vez el emplatado vuelve a ser relativamente sencillo, pero no por ello menos espectacular y efectista. Además cambiamos plato por vaso, recipiente que aún no hemos usado en el reto y que le confiere a la presentación un aire muy distinto. 

Si no fuera por los trocitos de cebollino creo que es un plato que permite perfectamente una preparación tanto dulce como salada, así que estaremos todas contentas 
Este es el resultado de nuestro juego y de lo que hemos visto :-)

Maria José de Aquí se cuece jugando
Crema de porrusalda

Bocados en copa y salud por las fechas que vienen!!!



Espuma de queso crema con jamón y queso 



Crema de puerros con tapa de tomates secos y queso


Mousse de cava con Frutos rojos



Crema de jabugo con virutas de jabugo y parmesano


Copas de cerezas con coco y mascarpone




Crema de coliflor con tosta crujiente de tomate seco



Paqui Luna de Pintxopinche
Espuma d Ajoblanco sin gluten (Christian Paris)



Vivi de Hoy cocina Vivi
Espuma de queso pecorino a la pimienta y coca de maíz con relish de pimientos asados 




si queréis participar en el Reto VeoVeo me podéis 
mandar un mensaje y os incluyo. 


Si os gusta la cocina, improvisar, imaginar e idear este es un desafío de los que te hacen disfrutar ;-)

martes, 5 de diciembre de 2017

PIEDRAS DE PARMESANO - INSPIRÁNDOME EN QUIQUE DACOSTA

Sí, sí, has leído bien. Son piedras de parmesano y son comestibles y deliciosas. 

Esta vez las chicas de Cooking the Chef nos lo han puesto dificilillo. Teníamos que trabajar con Quique Dacosta, el estrellado chef de Dénia, Alicante. 

Busqué mucho y al final me acordé de sus famosas piedras de parmesano que hacía mucho tiempo que tenía "en mente" y me decidí a prepararlas.

Yo me lié porqué quise hacer mis propios moldes de silicona para conseguir un resultado más realista, pero si no queréis complicaros la vida la receta no es difícil y se puede realizar sobre un molde de medias esferas, o con algún molde de hacer bombones o incluso moldeándolos con las manos.

Hay una silicona especial para hacer moldes aptos para gastronomía pero es muy cara y se tiene que comprar en paquetes enormes. No quería gastarme tanto dinero en hacer algo que a lo mejor no quedaba bien y opté por usar silicona normal y harina de maíz. Con esta mezcla se pueden hacer moldes aptos para manualidades y me sirvió para hacer las piedras tal como explica el chef, aunque esas sólo fueron una prueba para comprobar si realmente funcionaba el procedimiento.

Las que comimos las hice moldeándolas a mano y otras en molde de silicona de media esfera, que claro, no quedan tan realistas pero son igual de buenas :-) 

Ahora que ya se que quedan bien hechas a mano creo que me ahorraré comprar la silicona gastronómica, aunqué... no sé, me parece un recurso bestial esto de hacerte tus propios moldes. Para hacer este fantástico Boletus que hice en el CtC de los Hermanos Torres, me habría venido de perlas!



Un mes más ha sido un poco problemático el tema recetas de famoso cocinero que no las explica de forma fiable

Este es un debate que tenemos a menudo en el grupo. Yo entiendo que detrás de una cocina como la de Quique Dacosta, o la de otros chefs que hemos trabajado, hay muchas horas de trabajo, de investigación y que "regalar" todo este trabajo no debe ser fácil. Pero no me parece bien que vendan libros de recetas en los que estas no se ajusten o sean tan complicadas o con utensilios que no hay en las casas normales y que sean, en su mayoría, imposibles de realizar. 

Yo creo que si son libros divulgativos podrían llevar adaptaciones de las recetas. Como por ejemplo en el caso de las piedras, si uno lee verter la mezcla en los moldes con forma de piedra, desiste porqué no tiene molde con esta forma, y de hecho, más allá de que la presentación no será la misma, sabe igual si tiene forma de piedra, que de bombón o de cubito. 

En otra de las recetas que hice de él porqué una de las participantes mandó un mensaje de socorro, descubrimos que daba por sabidas demasiadas cosas y que si el libro fuera bueno, debería puntualizar sobre los ingredientes, los tiempos y el procedimiento para asegurar el resultado óptimo de la receta. 

Creo que es muy frustrante, porqué además este tipo de publicaciones acostumbran a ser caras y las editoriales deberían comprometerse a editar libros de calidad y que si están al alcance de tod@s también lo estén a nivel de resultados. O que tengan marcada una escala de dificultad, como tienen otros libros de reconocid@s cociner@s, pienso en Ruscalleda, Adrià , ...

Pero bueno, este dilema es largo y tengo ganas de enseñaros el resultado de mi trabajo.

Esta es mi propuesta. Espero que os guste!


Ingredientes:

Cremoso de parmesano:
50 g de parmesano reggiano
90 ml de nata 35 % de materia grasa
Pimienta negra molida
½ cucharadita de aceite de trufa negra

Baño de manteca de cacao y trufa negra
50 g de manteca de cacao en polvo
1 g de colorante negro liposoluble
1 cucharadita de aceite de trufa negra

Te ayudará:

Piedras de río lisas de color negro
Molde de silicona 
Base de porexpan 
Palillos

Cómo se hace?

La crema de parmesano
Triturar el queso en un procesador de alimentos hasta convertirlo en polvo fino.

Hervir la nata con un poco de pimienta.

Poner el procesador a potencia media y añadir la nata por el bocal, encima del parmesano.

Incorporar poco a poco el aceite de trufa negra hasta obtener una crema espesa y homogénea. 

Verter la mezcla sobre moldes de silicona con forma de piedra y congelar.

Una vez congeladas, desmoldar y mantener en el congelador.

Poner las piedras reales, bien lavadas, en el congelador.


*   *   *

Este sería el procedimiento en caso de hacerlo con molde. Como me dio miedo comer las que había hecho con el que hice yo, por si la silicona era tóxica, lo hice de otras dos maneras.



Rellené con crema de parmesano algunos huecos de un molde que tengo de semiesferas pequeñas y lo puse en el congelador.

El resto de crema de parmesano también lo puse a congelar media hora. Cuando la crema solidificó, pero sin estar muy dura, cogí pequeñas porciones con una cucharilla y formé unas bolitas irregulares moldeándolas con las manos. Quedaron perfectas! Las volví a dejar en el congelador media hora más y procedí como sigue.


Piedras moldeadas con las manos. Las pequeñas imperfecciones
dan más realismo y al bañarlas con la manteca de cacao
muchas desaparecen o se armonizan.

Baño de manteca de cacao y trufa negra 
Poner la manteca en un tarro de cristal y fundirla al baño maría.

Incorporar el colorante y el aceite de trufa y mezclar perfectamente.



Montaje de las piedras:
Clavar un palillo en una de las caras de las piedras y con cuidado bañar totalmente en la manteca de cacao. 

Clavar encima de la base de corcho blanco para que cristalice.


Repetir un par de veces, intentando que no queden gotas ni churretones. 

Cuando la manteca haya cuajado sacar el palillo con cuidado. No dejar que quede muy solidificada porque si no al sacar el palillo se romperá la cáscara de manteca. Guardar en la nevera hasta el momento de servir.

En una bandeja poner las piedras reales bien frías y encima las piedras de parmesano.

Algunas de estas piedras son reales 
y otras estan moldeadas a mano. 
Sabes decirme cuales son?
;-)


Con esta receta participo en el reto 
Cooking the Chef del mes de diciembre. 

Cooking the chef



Y estas son las que hice con los moldes de semi esfera. No quedan tan bonitos pero estan ricos igual! Y al ser más grandes...

 

La textura es curiosa y sorprendente. Por fuera es muy crujiente y al morder explota en la boca con la cremosidad del parmesano.




Y también: