viernes, 5 de enero de 2018

POLLO, LIMÓN Y TOMILLO - INSPIRÁNDOME EN DONNA HAY

Me encanta la Navidad. Me gusta cocinar para los míos, regalar, me gusta que nos encontremos, estar de vacaciones, que haga frío. Me encanta decorar mi casa, la mesa. 

Podría decir que me gusta todo de la Navidad, menos el Fin de Año. 


No se lo que es pero no me gusta. Bueno, sí que lo sé pero si os lo cuento pensaréis que soy una amargada y que estoy medio deprimida y no es eso ;-)


En fin, que el año nuevo llegó, como siempre, cargado de buenos propósitos que ya se empiezan a incumplir... 


Propósito número 1: no dejar las cosas para el último momento y organizarme mejor... jajaja y son las 2 de la madrugada del 5 de Enero y estoy escribiendo la entrada para el Cooking the Chef que se publicará en pocas horas y que nos hemos comido hace poco más de diez horas. 


Lo véis por qué no me gusta? El fin de año me recuerda mis intentos de emienda que, año tras año, se incumplen rigurosamente. Y ahora que no me vengan los de la autoayuda a decirme que a lo mejor mis deseos son demasiado utópicos y que debería pensar en objetivos factibles. A nonono, ya que me pongo, yo lo que quiero es desear a lo grande!


Este mes la propuesta de Abril y Aisha ha sido distinta a lo que nos tienen habituadas. La escogida fué Donna Hay, una divulgadora gastronómica de Australia. Tiene un montón de libros de cocina publicados, de estos de fotos cukis con un estilismo súper cuidado. 


Reconozco que no ha sido como otras veces en las que me he esforzado para acercarme al chef propuesto, intentando aprender alguna técnica nueva o conocer más de su cocina y de su manera de trabajar.


Esta vez ha sido cocinar y punto. Eso sí, el resultado ha sido genial. Una receta muy sencilla, de estas que apañas en cinco minutos, metes en el horno y te olvidas, que después del ajetreo de estos días también vienen bien este tipo de platos.



Esta es mi propuesta, espero que os guste!





Ingredientes:

50 gr mantequilla y un poco más para untar el pollo
2 cucharadas de tomillo
La piel rallada de dos limones
El jugo de medio limón
Sal y pimienta negra recién molida
1 pollo entero de 1,8 Kg.
1 kg. de patatas pequeñitas
4 ramitas de tomillo extra
250 ml. de caldo de pollo

Para el caldo:
El cuello, el hígado y la molleja del pollo
2 zanahorias
1 ramita de apio
1/2 puerro
sal


Cómo se hace:



Poner un cazo en el fuego con medio litro de agua, el cuello, hígado y molleja y las hierbas y dejar hervir 40 min.



Precalentar el horno a 200 ° C 



Mezclar la mantequilla a temperatura ambiente con el tomillo, el orégano, la cáscara y el zumo de limón, la sal y la pimienta. 


Separar con cuidado la piel del pollo con los dedos para separarla de la carne y untar con la mezcla de mantequilla debajo de la piel. 

 

Poner el limón que ha quedado entero dentro del pollo y coser con unos palillos para que quede bien cerrado. Atar las patas con un hilo de bridar y sujetarlas al cuerpo del pollo para que no se abran durante la cocción.

Frotar el pollo con la mantequilla extra, espolvorear con sal y pimienta y colocar en una fuente de horno.



Agregar las patatas, las ramitas de tomillo y el caldo.


Hornear 15 minutos a 200 grados. Abrir el horno y remojar bien el pollo con el caldo y luego bajar la temperatura a 180º.


Dejar cocer unos 50 minutos más. A media cocción volver a mojar el pollo con el jugo y si hace falta, girar las patatas para que se asen uniformemente.




Una vez horneado cortar el hilo de bridar y los palillos. Atar las patas con un cordel en plan rústico o, si preferís, se pueden decorar con los típicos sombreritos de cocinero.



Con esta receta participo en el reto 
Cooking the Chef del mes de enero. 



Cooking the chef